Relaciones

Apretó con fuerza el ON, no hubo caso.
-¿Porqué mierda no prendes?- le increpó
Se vió reflejado en la pantalla.

-Me has estado engañando- dijo la Tele, mientras permanecía firme, rotunda, pesada.
-¿Qué?-
-Sí, con tu nuevo celular-

-¡Estás loca! llego y lo primero que hago es encenderte, cabiarte vertiginosamente, buscando esa imagen potente que me tranquilece, me calme.
-No importa, te han visto con él en todos lados. Fui yo quien te lo presentó, te invitó a conocerlo, sentirlo.

- Está bien, me gusta estar con él, gracias a él comparto las novedades con mis amigos al instante, tomo fotos efímeras, juego como en las maquinitas de los 80, no sé el suena, vibra.

- Te conozco desde muy niño, desde Tom y Jerry hasta el Reality Show.
- Bueno, él lo tiene todo, control remoto y pantalla juntos, me avisa, me lleva la agenda, él conoce mis gustos.
- ¡YO formé tus gustos! sin mí no serías nadie, no me trates como un trasto viejo.
- Pero yo no quiero perderte, prende y lo pongo fuera de servicio.
- No sé, estoy herida, no podré volver a confiar en tí.
- Prende, no me obligues a tomar cualquier libro.
- Calla IDIOTA, no podrías abordar ni a una revista.
Previous
Next Post »