Todos somos reporteros gráficos


Mientras el pastor alemán saluda, o cámaras con teléfono.
Todos quieren registrar el momento, todos quieren prolongar su propia huella en la memoria.
-Mira esta es la foto que le tomé al santo padre
-¿Peró salió cortado y no muy en foco?
-Bueno no soy un profesional, pero estaba ahí, tenía que tenerlo
Es casi mágico con el celular te apropias del papa, le robas su imagen, le robas el alma.
Robas el momento como un turista nipón, pero no lo vives, tomas la foto.
Imagino fotos todas muy parecidas, como si fueran una sola, un sólo ojo que mira y no ve.
Los paparazzi, sonrojados como inocentes monaguillos ante la avidez de estos fieles-fotógrafos, han preferido faltar a la cita.
Previous
Next Post »