La Internacional de los royalties

karl.jpg
Hoy 5 de mayo (cumpleaños de Marx) me enteré a través de la bitácora
  • $
  • que el diario Le Monde publicó el domingo 10 de abril que los gestores franceses de los derechos de autor han pedido 1.000 euros al actor y realizador francés Pierre Merejkowsky y a su productora, Les Films Sauvages, por silbar durante siete segundos La internacional en la película Insurrection, résurrection.
    La canción fue escrita por Pierre Degeyter (1848-1932) y con letra de Eugene Pottier (1816-1887), y no podrá usarse libremente hasta el 2014. Como suele suceder el compositor Degeyter vivió sus últimos años gracias a una probre pensión abonada por la desaparecida Unión Soviética.
    El editor de $ me comentó que Aol Time Warner tiene registrado Feliz Cumpleaños, así que querido Marx: a soplar las velas en silencio o pagar. Los derechos de autor y la propiedad intelectual están sirviendo más a los intereses corporativos que a la protección de los artistas e investigadores. El concepto de transformar
    todo en objeto de cambio es por lo menos riesgoso, lleva a la apropiación de las ideas, a constreñir el diálogo intertextual y a aumentar los costos de los productos cuyo principal valor agregado es el conocimiento y por lo tanto restringir el acceso al conocimiento. Por supuesto que los creadores deben defender sus derechos
    sobre lo creado, recreado o reinterpretado, pero esto debe ser articulado sin
    esas cláusulas abusivas de los 50 años después de muerto el autor o las cortapisas de Disney para seguir cobrando por el ratón Miguelito.
    Previous
    Next Post »