Las personas pasan, las empresa permanecen

Por la completísima nota de Stefan Thimmel publicada el 13 de mayo de 2005 en el número 1.016 del semanario Brecha me entero que los materiales utilizados en el Monumento a los Judíos Asesinados e Europa provienen de la empresa Degussa. Degussa es una empresa emanada de la poderosa IG Farben. IG_Farben1manifi.jpg
Manifestante contra IG Faben
El antiguo consorcio IG Farben se convirtió desde la década de 1920 en el mayor contribuyente financiero del partido nazi. Puso al servicio de Hitler sus ingenieros y técnicos para empezar la guerra por el "espacio vital" en Europa. El turst quería apropiarse de los mercados tras la "Wehrmacht".

Las criminales SS le alquilaron 38.000 trabajadores esclavos registrados a un precio especial (algunos estiman alrededor de 400.000), incluidos los del campo de concentración de Auschwitz que sobrevivían una media de seis meses antes de ser gaseados. mapa.gif


La petroquímica experimentó sus medicamentos en los presos. En los campos de exterminio el monopolio hizo realmente un muy buen negocio: a través de empresa Degesch (en la que también tenía participación la empresa Degussa) vendió a las SS el gas Zyklon B que fue utilizado para matar a más de un millón de personas de una manera industrial: eficaz, barato y más limpio que las ejecuciones.
zyklon.gif

Existió polémica, se detuvo la obra, pero luego de evaluar los costos y demoras
se optó por continuar con los materiales de esta empresa.


holocaust.jpg El monumento inaugurado. Foto AP
Esta escultura luminosa de 2.711 bloques de concreto, cada bloque mide 2,38 m de largo y 0,95 metros de profundidad, abarca 19.000 metros cuadrados. Este homenaje no incluye a militantes de izquierda, homosexuales, gitanos, víctimas de la eutanasia o a los desertores y opositores al régimen nazi.

Previous
Next Post »