Perdido en tres cruces

papa.jpg

El 2 de mayo de 2005 se inauguró durante una misa el traslado de una copia de
un monumento polaco al Juan Pablo II desde una iglesia hasta una de las principales
avenidas de Montevideo. Pasando por alto la discusión acerca de la laicidad y
las creencias; existen argumentos estéticos para
que esta pésima escultura no habite en nuestra capital.

La grey católica y la buena disposición del gobierno por complacerla apresuraron un hartamente discutible
homenaje para un mes después del fallecimiento del papa polaco a fin de no perder
el empuje del huracán mediático que supuso la noticia de su convalecencia, martirio y muerte. No se llamó a concurso para arquitectos o escultores, no se planificó el espacio a utilizar, no hubo un debate urbanístico (no se podía, el monumento se impuso a los empujones, a los prepos).

Elresultado es una copia de una mala escultura ubicada en el medio de un cantero de una avenida y rodeado de semáforos. Según desde donde se lo mire el Papa parece un oficial que dirige el tránsito, o un limpiaparabrisas por monedas.

Me imagino a los católicos saludándolo desde los ómnibus y algún distraído tocándole bocina para que no se largue a cruzar con la luz roja.


papabarita2.jpg

Previous
Next Post »