larga vida al Periscopio

periodismo-comunidad-voz pública
periscopio

Cuando adolescente Nelson Lista, director de Periscopio, se paró frente al ómnibus que por tercera vez pretendía no pararle. La máquina frenó y las heridas no lo mataron.

Hace 10 años, en pleno auge de lo global, decidió apostar por lo local, se sumó a la tendencia de los periódicos barriales y fundó Periscopio.

Sus páginas retratan y construyen el primer archivo de la comunidad más cercana. Lo local no es la nota de color, es el foco; de esta manera los vecinos son a la vez protagonistas y lectores. Disfrutan y viven lo publicado, forman parte del espacio que el medio genera.


Acá una clave del diseño: crear espacios con sentido. Mientras los expertos anunciaban el fin de los territorios y los espacios públicos, el proyecto editorial sorteó las modas de formas y contraformas, pisó fuerte en los contenidos y publicó el territorio.

Opera desde la periferia, pero no desde el margen. Escribe sin vergüenza acerca de los temas más duros de la política nacional e internacional y promueve la actividad cultural (el 16 de diciembre se inaugura la Esquina Periscopio con los ganadores de su tercer concurso de Pintura y Poesía), el barrio es parte del mundo y no lo autoexcluye.

Transforma los obstáculos en medios. Un volumen de avisos envidiable alientan el comercio zonal y le sirven de soporte para continuar fortaleciendo los bienes simbólicos de su comunidad.

La suerte me llevó a ser su amigo pues a los tercos o los quieres o lo evitas, nunca los enfrentas, los tercos no concilian. Si no pregúntenle al chofer del ómnibus.

Previous
Next Post »