El VALOR acrecienta la fortuna

©-El-Popular_B
Marcha de los cañeros, 1968

La fortuna parece cualidad casi excluyente de los fotógrafos, la capacidad de estar en el lugar y momento adecuado para registrar el momento preciso.

Luego de 33 años un grupo de fotógrafos encontró y rescató 30.000 negativos del archivo fotográfico de El Popular, el diario de El Partido Comunista de Uruguay. Se recuperó la mirada comunista desde el año 1959 hasta el año 1973 (año del golpe de estado militar en Uruguay). ?Esto es fundamental para conocer nuestra historia reciente? dijo uno de los fotógrafos que vivió esa época. >

Coincidencias, reacción en cadena

El fotógrafo comentó con su colega la historia de Aurelio González (fotógrafo de El Popular) quien había escondido los negativos del diario el 7 de julio de 1973, dos días antes de ser allanado el diario, en un agujero ubicado sobre la puerta del ascensor del edificio Lapido donde funcionaba el diario comunista. Este colega conocía a un comerciante, cercano al edificio, a quien un cliente que le había mostrado negativos antiguos. Se disparó la investigación.

Fotógrafos de Centro Municipal de Fotografía (CMDF) y otros colegas contactaron a González y juntos rescataron de un pozo profundo 60 latas con negativos durante dos jornadas de una hora cada una.


Con una pértiga de PVC desarmable, provista de imanes en uno de los extremos removieron escombros y sacaron lata por lata las películas. ?Me asombró ver las fotos de la militarización de la década de 1960, no me imaginaba algo tan imponente? dijo quien diseñó, construyó la pértiga, este fotógrafo no había nacido en los 60.

En su vuelta del exilio, González intentó recuperar lo escondido pero se encontró con que el edificio había sido remodelado. Las fotos aparecieron en otro lugar, ?me imagino que alguien lo encontró y el que lo encontró sabía de qué se trataba y no lo quiso entregar; lo sacó de allí y lo puso en otro lugar? dijo González atribuyendo la mudanza a un obrero comprometido con la lucha antidictatorial.

?Los años me enseñaron que hay que hay cosas que se deben hacer en silencio y solo? dijo Aurelio en la conferencia de prensa. Este rescate de la memoria, este territorio ganado a la barbarie de la dictadura y el olvido fue hecho en silencio, pero no en soledad. Participaron muchos: el que escondió las fotos, el que no las tiró, los que encontraron el lugar, los que las rescataron y la fortuna del encuentro de dos generaciones una que protegió y resistió y otra atenta que descubre, valora y rescata.

Previous
Next Post »