El demonio se llama Photoshop

Bajo el dudoso título: Confirmado, los milagros del Photoshop no existen, me entero en elpais.es que el retoque fotográfico tendría los días contados en el Reino Unido si un conjunto de revistas que integra la Asociación de Publicaciones Periódicas accede a imponer el veto solicitado desde el sector sanitario y el propio Consejo Británico de la Moda (parece que el rigor periodístico inglés está en manos de los encargados de la moda)
Photoshop ha logrado tanta penetración que pasó a ser sinónimo de retoque fotográfico y postproducción. Incluso parece que el retoque no existía antes de su popularización en nuestras computadoras. La manipulación fotográfica existe desde que existe la fotografía, eso sí antes era más difícil, artesanal y costosa. Quizás por eso más controlada y no llegaba a casos patéticos como los de borrar la línea que separa las nalgas de esta muchacha como muestra este ejemplo que aparece en photoshopdisasters.

El ejemplo de la nota de El País no parece tan grave, es un afiche de película, de una figura fetiche, caracterizando un personaje. ¿Qué tiene de escandaloso que le aumenten los senos, le borren las arrugas?¿Levanten el contrate?
El error está en confundir la fotografía como verdad, como prueba. Pretender el mismo rigor formal a una productora que a una publicación periodística. Cuando los diarios están plagados de manipulación fotográfica.

La famosa foto de AS con el público clonado


El Portal de Washington Post ilustró la noticia de la represión del gobierno chino en Tíbet con una foto tomada en Katmandú, la capital de Nepal y con soldados nepalíes, mientras que el pie de foto sitúa la imagen en Lhasa, capital del Tíbet. Acá no hay Photoshop pero la manipulación es en serio. (tomado de rebelión.org)

Recuerdo cuando Colin Powell legitimó su acusación de que Irak producía armas de destrucción masiva con estos dibujitos.

Y fue ante la ONU. En este caso no podemos culpar al Photoshop, fueron hechos en un programa de modelación 3D.
Previous
Next Post »