Asustados por el fin de las grandes redacciones de los medios impresos

Los periodistas y los empresarios del periodismo impreso parecemos encandilados como una liebre frente a las luces del coche que nos atropellará.Estamos llegando a los 233 grados (temperatura a la cual arde el papel) y culpamos a los lectores (sobre todo a los jóvenes), a los anunciantes y sobre todo a los cambios tecnológicos encabezados por internet.


El experto Robert G. Picard sentencia (como todo sabedor)



Los mayores desafíos a los que se enfrenta hoy la gente que trabaja en los medios tradicionales son el pesimismo y la falta de visión.



La moral continúa cayendo en las redacciones, la fatalidad y la melancolía reinan por doquier.



El primer paso para salir de este estado es dejar de lamentarse.



Las cosas nunca volverán a ser como eran.Asi que supéralo. Muévete. Descubre y abraza las nuevas formas y oportunidades de hacer periodismo.



Tomado de José Pardina WP



Contundente, cautivante, pero no proporciona ninguna solución más allá de advertir no te asustes.


La tendencia parece ser apostar a alimentar las redacciones on line, (No dejar de leer esta nota publicada en EL PAÍS.COM). Pero alimentarlas poco, ya que sus redactores suelen cobrar menos que sus colegas del impreso. John Battelle, cofundador deWired lo explica así:



“El modelo de negocio que parece justificar el costo de hacer periodismo de calidad es el que no crece, y el que crece —internet— no genera suficientes ingresos como para producir un periodismo de la misma calidad”.



Frase tomada de Visión



A favor de lo impreso se muestran: Simon Kelner, Director General de The Independent citado en cuatrotipos.



“Tengo la impresión de que internet es como ir a un bar donde todo el mundo está gritando, mientras que leer un periódico impreso es mucho más fácil”.



Y Jakob Nielsen:

El hecho de que leer en papel sea más gratificante tiene que ver con el tamaño o la calidad de la tipografía. Sin olvidar que el papel facilita una mayor inmersión mental. La pantalla, que es más superficial, sirve para buscar información concreta, mientras que el papel permite captar mejor las cosas. Hemos hecho estudios y funciona así.

Sin duda el diario es más cercano, menos ruidoso, logramos mayor inmersión en los contenidos y si el perro nos trae la notebook entre sus dientes correría el riesgo de lastimarse alguna pieza dental. Pero las redacciones se achican, quienes conocemos citan cada vez más portales y blogs y a la vez descreen abiertamente de lo impreso. Mientras tanto la liebre continúa paralizada y el auto no baja la velocidad.





Previous
Next Post »