Obama por DeMorgen: novedoso, impactante, gráfico, poco sustancioso.


Cuando a mediados de 2006 empezamos a discutir el diseño de plan B mi colega Lucio dijo: tenemos que mirar DeMorgen. Tenía razón.

En la asunción de Obama, De Morgen se diferenció de todos saliendo de la pauta de los diarios.

Foto e ilustración tipográfica imitando la nube de tagas, un resumen conceptual del primer presidente 2.0.

Pasan los minutos y esta portada me deja muy poco además de la ocurrencia.

Es una portada sin noticias y con lo más anecdótico de la información, sin referencias al discurso del presidente de EEUU que más expectativas ha generado en mucho tiempo. Una tapa casi sin contenido, sofisticada y sin sustancia, sin política.

Previous
Next Post »