Se va Bush, el calientabancas

"Nunca sentì tanta presión en ningún momento durante mi presidencia como cuando lancé la bola inaugural en la final del campeonato nacional de béisbol" reconoció Bush a la revista People.
Es que el hombre soñaba con ser un pelotero y terminó naturalizando y legitimando la tortura, llevando a Irak y Afganistán a la edad de piedra y pauperizando a los pobres de su país mientras repartìa contratos para sus corporaciones amigas.
Consultado Barack Obama, si investigaría sobre posibles crímenes por parte de la administración Bush, declaró: "yo no creo que nadie esté por encima de la ley", "necesitamos ver hacia delante en vez de mirar hacia atrás".
Previous
Next Post »