La creación es con los otros y a pesar de uno


El 25 de febrero acordamos rápido con Juan Andrés Ferreira, secretario de redacción de BLa, cual era el tono de la portada: escenificar una multitud de brasileños invadiendo las ciudades más reconocidas del turismo internacional, un planteo espacial del tipo “¿Dónde está Wally” de Martin Handfor. Discrepábamos en torno al color, Juan la intuía colorida mientras que yo la optaba por una pieza en variaciones tonales entre dos colores: verde y amarillo.
Mis prejuicios me llevaron a una primera puesta fallida.
Aferrado el concepto de que los turistas no tienen tiempo y los vagabundos no tienen espacio de Zygmunt Bauman terminé poniendo en página una escena propia de Blade Runner .
Tanto Antar Kuri, el jefe de arte de BLa, como Juan marcaron los errores. Los edificios dominando la escena, los turistas como zombies marchando solitarios y sin rumbo, y la falta de vibración cromática. Era el 14 de febrero y había dibujado mi crítica al turismo y no la demanda periodística.

En este punto siempre conviene hacerle caso a Ítalo Calvino cuando dice que lo que comanda no es la voz sino el oído y escuchar a la contraparte.
De inmediato retomé el eje de las primeras conversaciones y atendí las recomendaciones. Perspectiva espacial, turistas dominando y full color.
En esta nueva tapa dibujé con planos de colores sin filete negro que los limitara y así potenciar la vibración, sumé textura fotográfica para dar peso a las figuras. Además recurrí a retratos para dar vida a los personajes y que no se parecieran entre todos, quizá por eso aparece algún músico a la gorra con cierto parecido a Spinetta.

El 29 de febrero entregué este original que devino en un tapa potente, a pesar de mis prejuicios teóricos y gráficos.




Previous
Next Post »