Periscopio 197, este mensuario estará allí cuando el arte ataque

En este número de Periscopio aparece la iglesia del Cerrito dibujada como pocas veces en su portada. El gráfico forma parte de uno de los murales de la Plaza 4, solo este dibujo vale la pena para imprimir este periódico. Además una vaca hace una báscula sobre el Cerrito.

El Defensor del Vecino responde a al batiseñal y siempre está, esta vez destacando a la escuela 326 y a todo el municipio D (el nuestro).

En Chile y Uruguay hay menos crímenes pero más preocupación.

Cubanos y uruguayos colocaron la prótesis 100 y no paran.

William Shakespeare escribe que es obligación caminar sobre la cabeza de los reyes.

Luisa Cuesta es ciudadana ilustre además de luchadora inagotable e incómoda.

Periscopio te cuenta cómo funciona la inyección letal con la que el estado de EEUU mata a sus ciudadanos condenados.

Todos van a clase y abren Escuela de Seguridad Ciudadana en el Cerrito.

Sixto Amaro conversó con la periodista de Periscopio, representa a los pasivos en el BPS, pero pasividad no está en su diccionario, a esa hoja la arrancó.

En Sacude, en Casavalle la cultura ataca desde su nueva trinchera: Proyector. 

Los niños de Villa Española se tiran al agua en la ACJ, porque navegar es necesario y conviene aprender a nadar ante cualquier contratiempo.

Hay un rey que se partió el sacro y perdió el rumbo.

Está Don Verídico, sus tatuces mitológicos y lugareños surrealistas.

Están Joe y Antonio Pippo acorralando la realidad desde una ráfaga de humor.

En fin, una vaca a lo Chagal en la tapa, un espacio para la cultura en Sacude, un chiste de El Roto en la dos, un verdugo y William Shakespeare; no podemos perder cuando el arte ataque.

Previous
Next Post »