Kafka y el cine

opinión de un grande


kafka.jpg

Franz Kafka siempre se mostraba muy sorprendido cuando yo le decía que había estado en el cine. Cierta vez reaccioné   ante aquella alteración de sus facciones con la pregunta:

–¿A usted no le gusta el cine?

Kafka contestó tras una breve consideración:

–La verdad es que nunca pensé al respecto. Por cierto que se trata de un juguete prodigios. Y sin embargo no lo soporto., quizás porque soy muy propenso a lo “óptico”. Soy una persona de vista muy aguda. Pero el cine perturba la visión. La velocidad de movimientos y los rápidos cambios de imágenes fuerzan a la gente a pasarlo todo por alto. La mirada no se apropia de las imágenes, sino que éstas se apropian de la mirada. Las imágenes inundan la conciencia. El cine conlleva una uniformización de los ojos, hasta ahora desnudos.

–Ésa es una tremenda afirmación –señalé–. Los ojos son las ventanas del alma, según dice el refrán checo.

Kafka asintió, diciendo: –Y las películas son las celosías de hierro

Gustav Janouch, Gespräche mit Kafka. Citado por Marcelo Gabriel Burello en al revista Confines

Previous
Next Post »